BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

sábado, 28 de noviembre de 2015

Al cabildo grantabaibero, europa le manda, pero no le obliga...

... a matar las cabras, sino que lo pone en la disyuntiva “o”, o la condición “si”. 

Me explico: europa le dice al miedoambiente de aquí: “o matas las cabras o no te mando dinero para plantar pinos en el macizo del noroeste de la isla del Gran Tabaibal”. También les dice, más adelante, en el mismo texto: “si matas las cabras, te mando dinero para que plantes cedros”. Y, he aquí, que sin la orden expresa de “¡maten las cabras!”, Sino que les pone una condición: “si haces eso (matar las cabras), te doy esto (unos pocos euros)”, pero, en ningún caso europa obliga y fuerza, manda u ordena que se maten las cabras, sino que les dice a los del cabildo: “elijan y decidan ustedes entre plantar cipreses en el macizo del noroeste de su isla, o seguir con las cabras” Y está claro, que el mendigo y miserable cabido tabaibero que tenemos, prefiere la limosna que les mandará europa a mantener la ganadería mejor del mundo, y comienza a matar las cabras (así se lo demostrará enviando las fotos de las cabras abatidas a europa para que vean han decidido matar las cabras a no dejar de plantar lo que no va a pegar, ¡ni con cola!; no van a dejar de plantar lo que jamás va a pegar o prender (repito), porque si aquello en eras pasadas de la Historia fue bosque, la erosión y el cambio de climatología, hace inviable se plante allí algo con las más mínimas probabilidades de que se pueda reforestar con algo distinto a lo que ya hacen las cabras, incluyendo las plantas endémicas y autóctonas, como siempre hicieron las cabras y gracias a ellas tenemos la flora que tenemos, que sin ellas, desaparece como se puede ver en toda la geografía insular donde han quitado los ganados, que la flora se reduce y desaparece. Hecho constatable éste, además de científico. Lo lamentable de todo esto, es el silencio de: biólogos, naturalistas, animalistas, ingenieros de monte, veterinarios, defensores de los animales, expertos en cabras, especialistas en cabras (¡que los hay!), pastores, la puta universidad (por vendida, por el dinero que pide a cambio de su silencio al cabildo; como el mismo cabildo que también se prostituye por dinero a europa), etc., etc. Pues, lo dicho: europa sugiere, aconseja, condiciona, opina, etc., pero en ningún caso: manda, ni obliga, ni fuerza, ni ordena, ni exige, ni impone, etc. Pero ante la realidad de oler un puñado de euros, estos macacos del cabildo y su miedoambiente, pierden el trasero, pierden la razón, pierden la dignidad, pierden la mejor raza de cabra genética y morfológicamente existente y única en el mundo, sin importarles lo más mínimo desparezcan y se ponen de parte de plantar donde no se debe plantar por la inutilidad de reforestar en rocas y riscos, y donde solo reforestan las cabras con sus cagarrutas expandiendo sus cagarrutas y depositando las semillas de lo que previamente se comen -porque cierto que comen endemismos y demás-, pero hasta los abona y mantienen en su particular y única reforestación posible...

El Padre Báez, aclarando la realidad oculta en este hacer de las cabras matadas -a tiros-, de rifles peninsulares españoles.