BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

viernes, 20 de noviembre de 2015

El cabildo tabaibero y matacabrero...

... nos quedaremos con la botánica o flora tabaibera, pero acabarán con las cabras con la que entraron en lo que entonces era Canarias, los cannariis venidos o echados por los romanos en estas islas, a las que para que no murieran en el adaptarse en el nuevo territorio, les permitían sendas cabras, que adaptadas al medio, fueron alimento y ropa de guanches

y desde siempre las que han permitido toda la rica y variada flora se extendiera a través de sus cagarrutas, donde iban la semilla, fueron llevando las mismas por donde pasaban al tiempo que las orinaba y estercolaban con sus cagarrutas. Las mismas que ciegos del presente e ignorantes de la Historia y su devenir, aunque vestidos de “autoridad”, y por pedigüeños receptores de unos míseros euros, no les importan mancharlos de sangre de cabras y desaparecer la raza más pura de cabras existentes en el mundo, como es el ganado guanil, que adaptados al medio más hostil, se crían libres, y sin ordeño, la leche es para los baifos, aún machorras y machos, y he aquí, por mor de unos malditos euros de más, estos impresentables del cabildo, con todo su miedo ambiente y parafernalia ecologista solo ven pájaros inexistentes que salvar -para sacarles dinero a europa- y ahora cabras que “ramonean” -dicen estos más que malandrines y facinerosos, por decirlo con educación y no con otros calificativos que bien se merecen- lo que ellos plantan, como si jamás desde que el mundo es mundo, una cabra haya comido resina de cedro, de pinos o de ciprés, la flora que estos del miedo ambiente te plantan gracias a helicópteros que llevan a Hogarzales y otros puntos inaccesibles sus plantas y para que peguen o prendan -cosa imposible dado el clima, sol, tierra etc., del macizo pétreo del noroeste, justo donde memamente, y con el aplauso de “científicos”, “expertos”, “peritos”, y otras leches no les importan matar cabras sanas y orondas, las más hermosas y valiosas de la fauna mundial caprina, para unos árboles de los que no pegan, o prende ni uno. Y nada es importa a estos “ecologistas”, eliminar a tiros o cañonazos sea con rifles o escopetas, metralletas o cañones a unos indefensos animales que solo prestigian y ennoblecen nuestros riscos y montañas, donde es un lujo verlos, y así se proyectara la visita a esos lugares para con  anteojos y otros sistemas poder observarlas en sus cuevas y a la sombra, con sus validos, reproducciones, y verlos comer (por supuesto jamás una rama de pino o de las basuras que estos “sabios” del cabildo les han dado en reforestar, cuando son ellas, precisamente -las cabras, cabrones y sus crías- los verdaderos reforestadores con sus pelos transportando polem y en sus cagarrutas la semilla de lo que comen, lo autóctono que ha llegado a nosotros, y nos matan a las cabras que llaman salvajes, en lugar de cabras con dueños a las que llamamos guanil, que al andar fuera de los corrales, y todo por unas miserables ayudas europeas, con las que después compramos leche y carne de fuera. ¡Ah cabritos, por no decir cabrones; me refiero a los hijos de y machos de las cabras!... (por supuesto voy a continuar, como el caso se lo merece)...

El Padre Báez, que sigue muy, pero que muy cabreado ante esta cabricidio incomprensible, que apoyado por un tal morales, sin escrúpulos, ni moral (a no ser que lo hicieran sin su consentimiento y conocimiento y si así, ¿qué pinta él en esa caduca y nefasta institución?

No hay comentarios: