BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

sábado, 21 de noviembre de 2015

Cabricidio en el Gran Tabaibal (antes Gran Canaria)...

... aquí nos las matan, y en Venezuela, Cabo Verde... (América y África...), nos las piden por favor, para mejorar a las propias.

¡Éstas tenemos! Repito: aquí, nos las matan, y en el mundo quisieran tenerlas, de las nuestras, como las nuestras. Y se las llevan al mundo y se las reparten porque no las hay en el mundo como las de aquí. Y el ganado guanil, mejor todavía que las del común y en general. Pues aquí, los técnicos del miedo ambiente, como les tiene miedo los topen y los enrisquen, ¡las matan! Y el morales, sigue de presidente cuando solo por esto debiera volverse a su Agüimes del alma a seguir con sus tabaibas. Y ya sin cabras, que nos traigan leche de asturias querida, y queso del fin del mundo, que nosotros, a nosotros, nos matan las cabras. Las cabras son inherentes al cannarii, llegaron a la par, son la quintaesencia de la identidad, son nuestra riqueza, las vacas de los pobres, ¡cuántas en azoteas de la capital, hasta hace medio siglo atrás! Y en el campo por miles y miles y las millones y millones que han sido no acabaron con la fauna, sino que la han mantenido y gracias a ellas, como científicamente está demostrado, y hasta por el mismo cabildo y su miedo ambiente, que para preservar una zona de ellas, vallaron un espacio y al cabo de unos años, dentro de lo vallado había desaparecido la flora, mientras que en su entorno y por lo general por todas partes, por donde las cabras toda la flora endémica y protegida. Esto es ciencia cabildicia ocultada, pero los técnicos e ingenieros, agrónomos y peritos y personal del miedo ambiente del cabildo, saben digo verdad, porque lo sé hasta por comentarios y diapositivas expuestas o proyectadas por ellos, y no fui el único testigo de lo que digo: las cabras favorecen la reforestación, y gracias a ellas tenemos lo que tenemos, sin pérdida alguna de especie alguna, sino todo lo contrario: sin ellas, se acabaría la biodiversidad y riqueza faunística que tenemos. Nos mienten como bellacos (y tienen a los medios de su parte y mucha cobardía y miedo a represalias, y de ahí el silencio de los que debieran gritar). Y lo triste de todo esto es: que no hay en esta drogada isla con y por el fútbol quien diga ir a los tribunales de justicia, y más aún sin ir tan lejos, lo más inmediato: contra estos que burlan leyes natrales y nos hacen creer dos y dos son tres, nadie dice, ni llama o convoca a una manifestación frete al cabildo y miedo ambiente, Y me pregunto: ¿dónde la lucha por la clase ganadera y agrícola?, ¿por dónde el miserable sindicato que se arrime al sector primario y le ayude? Cabras que dan: paisaje, trabajo, leche, carne, cueros, estiércol, reforestan, etc., le pegan tiros impunemente. ¡Coja usted una escopeta!, y verá la que le cae encima; ellos, las usan a diestro y siniestro y no pasa nada, y  nos va en ello la identidad, el futuro, la vida... (continuaré)...


El Padre Báez, que no va a poder dormir, mientras no paren de pegar tiros a nobles animales, que nada dañan, sino los intereses corruptos de una clase política que nada aman a esta tierra sino a sus corroídos bolsillos. ¡Que repongan esas cabras! ¡Que respeten cuales sagradas las que quedan! ¡Por Dios, aunque sean ateos!

No hay comentarios: