BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

BAJO ÉSTE SIGNO, VENCERÁS

domingo, 22 de noviembre de 2015

Comentario a la foto de la cabra tabaibera muerta:

La de una cabra matada a tiro, y que sale en la prensa (tomada de un correo electrónico y que antes vi en LA PROVINCIA):

Es hermosa como ejemplar; ¡parece va a saltar, ágil, veloz, rápida, amiga de riscos y enemiga de pinos y similares, y tan fuerte y gorda como era! ¡Una gran pena, verla tan hermosa, llena, y seguro que  preñada! Era mocha (sin cuernos). Tenía el mejor color; la llamaban salvaje, y la creían sin dueño. En ese fondo gris del risco o peñasco por donde saltaba y cogía el sol. De fondo la verde hierba que ya no volverá a yantar, a comer y rumiar,  y justo donde no se ve nada plantado por el cabildo y aunque fuera, no era para matarla. Ningún daño hacia a nada, ni a nadie. 

Y la mató el cabildo. Si la miras, parece que con su ojo abierto, nos pregunta (como si hablara): ¿por qué?, ¿qué daño les hice? ¿Dónde ahora mi macho (el cabrón), y mis hij@s (los baifos de otros parto)? ¿Por qué me mataron? ¿Acaso hay ejemplares más hermosos que l@s guaniles? Observen no estoy canija, como las cabras de corrales comedoras de piensos y químicas, a las que les prohíben pastar y andar libres como nosotras. Es mentira que nos guste ramonear: pinos, cipreses, cedros, etc. Solo comemos hierbas y arbustos como: escobones, teheras, azucareras, vinagreras, etc., ¡y hasta juncos!, pero jamás comimos: tabaibas, beroles, y otras basuras protegidas. En cuanto a las plantas protegidas y autóctonas, las reforestamos al llevar el polen en nuestro pelo, y las semillas en nuestras cagarrutas, que depositadas en el lugar apropiado y en espera del agua ya tienen hasta el abono de inicio; somos las que desde siempre hemos mantenido la vegetación o flora existente, y sin nosotras -científicamente demostrado por el mismo cabildo que permitió mi muerte- desaparecerá la flora, por más que endémica o como sea. Nunca pensé, que mi curiosidad me costara la vida, y no por una caída sino por un tiro que no merecía, sino la máxima protección, por pertenecer a la mejor clase de cabras que haya en el mundo. Ecologistas de pacotilla, de menos de dos dedos de frente, maniáticos y fanáticos, están contra nosotr@s, y entre el reino animal-vegetal, prefieren a las plantas, las mismas que nosotr@s respetamos, pues depende de ellas nuestra supervivencia (y ellas las plantas- necesitan de nosotras, para seguir existiendo, y disculpen me repita. Ojalá esta muerte sin razón, sirva para que no se siga cometiendo este gran atentado contra la vida. ¡Ya fueran hinduistas, y vieran en nosotras toda vida a defender y acabe esa guerra que nos tienen declarada! Sea ese mi testamento...

El Padre Báez.

Vean y lean lo muy acertado del compañero y amigo Juan Santana Alonso, el de “Calentito” en Canal 4 de televisión (Telde):


¡¡¡¡ MANA CABRONES... !!!
Juan Santana Alonso.
-----------------------

“... ¡Dios me libre de abandonar  la ley y nuestras costumbres! No obedeceremos... desviándonos...” (I Mac . 2, 15-29). / “... llegará un día en que tus enemigos te rodearán, te sitiarán, apretarán el cerco, te arrasarán...”  (Jesucristo: Lc. 19, 41-44). / “... las cabras... las matan impunemente... los pastores, no les perdonan...” (Zacarías. 11, 4-12, 8).